03 julio 2013

Intercambio de palabras. Alba.

¡Hola! Hace poco me apunté a una iniciativa muy buena de : http://www.hagamos-un-nosotros.blogspot.com/  que se llama "Intercambio de palabras" y consiste en intercambiar una entrada con algún blog. ¿Cómo? Ella publica una entrada mía en su blog, y yo hago lo mismo. En su caso, voy a publicar un maravilloso relato suyo.




La distancia no es el olvido’

Esta vez no se despertó por la alarma que la atormentaba de lunes a viernes. El sol juguetón se colaba por las rendijas de la persiana.
Maria abrió los ojos tímidamente mientras se hacía la remolona en la cama. Con el dedo le dio suavemente a un botón de su equipo de música y empezó a sonar Cero de Dani Martín.
Se levantó de la cama y vio en su cama el libro con el que se durmió ayer. Esa historia de amor le encantaba, ya era la tercera vez que se leía el libro y le encantaba volver a sentir esos sentimientos.



Cogió el libro con cuidado y lo dejó sobre su escritorio, junto a esa caja dónde guardaba las cartas de su amado. Le echaba muchísimo de menos.

Hizo la cama lo más rápidamente posible y abrió su enorme armario. Realmente, Maria vivía como una princesa. Cogió unas mallas de color granate y una camisa. De su joyero sacó unos accesorios preciosos, que estilizaban muchísimo el look.

Se arregló el pelo y se puso un gorrito muy cuco. Bajó tarareando una canción por las escaleras y se dio cuenta que estaba sola. ''Seguramente mamá ya habrá salido a trabajar'' pensó Maria.
¿De qué le servía tener toda la ropa, maquillaje y zapatos que quisiera si luego estaba todo el día sola? Su madre pasaba el tiempo en el trabajo, y su padre... En realidad, Maria nunca había conocido a su padre.


Entró en la cocina con una sonrisa y se preparó un rico desayuno. Hoy iba a ser un gran día para ella, y lo sabía.


Hacía más de tres meses que no veía a Daniel, su chico. Ella vivía en Madrid, y él en Rumanía, a más de mil kilómetros de distancia. A pesar de ello, nunca decidieron dejarlo, su amor era más fuerte que unos simples números, que una simple distancia. 
Se llamaban a diario, hacían vídeo-llamadas, y lo que más le gustaba a Maria; se enviaban bonitas cartas cada vez que podían.
Se querían, y de verdad. 


Miró el reloj que había colgado en la pared de la cocina y se dio cuenta que en cualquier momento podría llegar.
Respiró hondo y el timbré sonó.
Daniel ya estaba aquí.

* * *
Me llamo Alba, y soy una amante de la lectura y de la escritura. Como me encanta escribir, hace ya más de seis meses me creé un blog para desahogarme. Actualmente puedes encontrar un poco de todo referido a la literatura. Hago reseñas de libros, concursos, sorteos, y por supuesto, relatos, escritos e historias. ¡Bienvenido a mi rincón! ¡Bienvenido a Libros Infinitos! www.hagamos-un-nosotros.blogspot.com




6 comentarios:

  1. Que relato mas cuqui!!! muy buena iniciativa, ahora me paso por el blog de Alba, un beso!! :3

    ResponderEliminar
  2. Bonito relato :) Ahora me paso por allí.

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el relato y en seguida me voy a visitar ese blog!
    saludos :D

    ResponderEliminar
  4. El relato es precioso,
    gracias por subir la entrada tan rápidamente ^^
    Besos, Amanda.
    P.D.:Tu reseña me encantó :3

    ResponderEliminar
  5. ^^ Me alegro que os guste

    Un beso,
    Alba

    ResponderEliminar
  6. Me encantó, está muy bonito <3. Es muy hermosa la sensación de encontrarse con alguien amado después de tanto tiempo...

    ResponderEliminar

Por favor respeta el blog, a la autora y a los lectores a la hora de expresar tu opinión. Gracias.